martes, 16 de agosto de 2016

Otro Fragmento... y hasta ahí nomá' loco. No más


Y los días siguen, todo sigue, por mucho que el final sea trágico o feliz, muerte, viaje, escape, cárcel. Todo sigue, no es un final, pero lo es a la vez para esa realidad de un sólo cerebro. Pero todo sigue y no tiene sentido terminar así un libro, buscando una excusa para terminarlo, ya sea con un shock o hecho relevante. No tiene sentido terminar así una historia y el protagonista lo sabe, sabe que no tiene lógica esperar algo más. Sólo queda seguir y cuestionarse cómo va a ser el día de mañana.

....

Qué harías. Qué quieres hacer con todo, con tus palabras y esto que más que sentarse a escribir mientras se toma un mate más que lavado es una forma de sobrevivir para no explotar y saltar por la ventana mientras se mira por ella, desde un alto piso en el centro de la ciudad donde ves los autos, la gente paseando sus perros, un malabarista que se resigna a irse a casa seguramente porque aún no cumple la cuota diaria en su esquina, la contaminación dando un color que podríamos llamar bonito en el cielo, las miles de luces que cada una alberga vidas enteras y realidades en las que quizá alguno esté mirando y buscando mi mirada dentro de este sentir perdido, una luz de televisión a través de cortinas delgadas, humo saliendo de las terrazas de amigos que comparten una parrilla, un grito de vez en cuando sin saber si es de felicidad, una risa, o de ayuda debido a algún robo del que pudo haber sido víctima, los letreros comerciales, el cerro, el monumento religioso en la altura para que sea visto por toda la ciudad, como en Río, Cochabamba, y cuantas ciudades más. Esto que no es más que estar sentado mirando esta realidad que es sólo un pedazo de una más grande y que a la vez es una, una en la cabeza de cada uno ya que sólo la vemos así. Y así intentamos cambiarnos y cambiarla, a veces para bien y otras sólo para conveniencia propia y qué. No es más que eso, escribiendo para sobrevivirse. Calmando un grito, introduciendo la duda del qué pasará mañana con algún dejo de esperanza para no cortar de raíz lo que tiene una gran probabilidad de fracasar. Pero vamos que por algo hemos seguido acá, porque a pesar de todo eso, se sigue, se lucha y cuantos más lo hacen sin saber que lo hacen porque sólo miran el fin del día y la comida en sus platos que tanto trabajo y horas de viaje intracitadino les cuesta. Y así, es sólo acá, en otros lugares se sabe que puede ser peor. Y por eso seguimos, porque hay tanto que hacer, tanto que ver y a la vez nada nuevo que ver porque sabemos que probablemente no veamos algo distinto, pero hay que seguir, no queda otra. Debe haber algo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario