martes, 16 de agosto de 2016

A Cuba


Cómo fuiste capaz
qué te has imaginado
que a estas alturas de mi vida
con tu lucha y resistencia
vienes con tu realidad
a avivar el ideal
con tu gente
con tu son
que se mostró con verdad

Desde mi yuma vereda
veo tus grandes cornisas
que con abiertas puertas
van a tus campales calles
honrando a los héroes
miren o no al mar,
y siento ese olor
que sólo 
se respira en libros viejos
cuando la historia
entra hasta los pulmones

Y tú, noble guajiro
que sabes dar una sonrisa
que sabes de fútbol
aunque no el fútbol sobre ti
y que eres capaz
de hablar de aquel batallón
que los regresó al mapa
y de cómo el sol
baña a la caña
y a la selva
mientras la tierra generosa
da la comida que ofreces

Habiendo visto 
la selva a espaldas del mar
desde un campanario
vigilando el mapa,
la tierra bañada en sangre
como sus pares
de hermandad
entre el ideal y la pólvora
y una ciudad visitada
por haber dado nacimiento
a una leyenda

Ya extraño
a tus aguas y selvas
al calor que enciende
candela 
olvídate de eso
asere
a tu mujer
a tu revolución
tu ron
tus puertas abiertas
tu sonrisa
tu grito
tu mundo que sólo existe
ahí
en tu isla
Cuba

No hay comentarios.:

Publicar un comentario