sábado, 2 de abril de 2016

De Nostalgias Carcelarias (diciembre, 2015). Para ti Yaya.

De los recuerdos que se fugan
de los que se resisten a ser liberados
surgen penas e impotencias
por la duda de que no sean recordados

Es una madre que acompañó los pasos
los que me han llevado a escribirle
compartiendo ese amor por las letras
que en esta ocasión no podré mostrar

Pero de lo que sí le hablo
ella también y compartimos
es de miles de personajes
como los recuerdos inmortales
de una historia contada por sus palabras
tanto he heredado
que no lo había notado
del verso a la historia
de la curiosidad al compañerismo

Aún recuerdo los momentos
miles de viajes y un infinito tiempo
¿cómo no iba a aprender de ti?
¿cómo no iba a transformarme un poco en ti?

Mientras escribo tus palabras
la pena de no poder mostrarlas
junto al recuerdo que se resiste a ser liberado
me llevan al tiempo infinito en que reinaba mi dependencia
el extrañar, el necesitar, el llorar
y solo puedo levantar una promesa:
los recuerdos que se te pueden esconder
me encargaré de llevarlos conmigo
y con ellos tu inmortalidad


No hay comentarios.:

Publicar un comentario