sábado, 2 de abril de 2016

De Nostalgias Carcelarias (diciembre, 2015). Una oda al Altiplano (Iquique, 2014)

Querida tierra, pareces tan árida, pareces tan hostil,
pero si abres tus puertas cordilleranas, se puede ver, se puede ver lo fértil, el valle, la vida…


A días de volver a ti ya siento la marea

el ruido de olas que pronto serán viento
el momento de pisar la altura
y ver la marejada blanca cayendo del cielo


Siento mínima mi estatura

ante tal fuerza anclada a la serpiente mineral
ya voy subiendo en espíritu
aunque mis pies sigan en el mar


Ya siento el sol cercano

ya te siento en mis pulmones
ya te siento tierra de dos estaciones
ya te puedo escuchar en mis canciones


Junto al canto de las llamas

del cóndor
de la quena
y del Aymara vigilante



No hay comentarios.:

Publicar un comentario